LEAN MANAGEMENT COMO HERRAMIENTA DE CAMBIO PARA OPTIMIZACIÓN DE ORGANIZACIONES

Andrés Blanco Rodríguez.
Ingeniero Industrial. Director de Consultoría y Proyectos en CEEI Bahía de Cádiz.

RESUMEN EJECUTIVO

En los tiempos actuales, en los que las empresas están acuciadas por las circunstancias de la crisis sanitaria de la pandemia propiciada por el Civid-19 se hace imprescindible optimizar los recursos y los procesos productivos, teniendo como objetivo fundamental aumentar la productividad con los recursos actuales e incluso aminorarlos, y sobre todo adaptando los recursos de las empresas a las demandas actuales que fluctúan en función de las diversos factores como los estados de cuarentena, confinamiento, el cierre parcial o total de empresas de sectores no esenciales, etc.
Haciendo un pequeño ejercicio se sabe que en Épocas de expansión:
Precio de Venta = Coste + Beneficio

Siendo el Coste una constante que determina el mercado (Incremento de la demanda de bienes y servicios).

Pero en Periodos de recesión, como es la situación en la que ahora se está inmerso:
Beneficio = Precio de Venta - Coste

Siendo el Precio de Venta la constante que determina el mercado (Descenso brusco de la demanda de bienes y servicios).
De este modo, en la situación actual, el Coste es Crítico.

En este escenario, se hace necesaria y casi imprescindible la aplicación de herramientas de gestión para adaptar el negocio a las circunstancias cambiantes, disminuyendo al máximo los Costes, y quizás, la herramienta con mayor aplicabilidad y con un mayor campo de aplicación es el Lean Management.

El Lean Management o Gestión Lean es una evolución natural de la cultura Lean Manufacturing iniciada en Japón en los años 70 a partir del Toyota Production System, donde los ingenieros Taiichi Ohno, Eiji Toyoda y Shigeo Shingo desarrollaron un sistema de producción que pudiera responder sin despilfarro (eliminado operaciones que no añadían valor al producto) a los cambios del mercado y que, adicionalmente, por su propia naturaleza redujera los costes. De este modo consiguieron mejorar los resultados tanto en los puestos de trabajo como en las líneas de producción, optimizando los recursos y aumentando la rentabilidad.
Podría resumirse que la metodología Lean se basa en 3 ideas muy simples:
Entregar valor, entendido desde la perspectiva del cliente.
Eliminar residuos, entendidos como todo lo que no aporte valor al producto final.

Avanzar hacia la excelencia, en base a la mejora continua.
Y estos tres principios son aplicables a cualquier empresa de cualquier sector.
Lean es una Filosofía de Negocio que trata de cambiar los objetivos de gestión de una Empresa a través de sus Departamentos, Funciones y Tecnologías.
El concepto Lean es interdepartamental, ya que envuelve desde la Alta Dirección hasta sus escalas más elementales.

Esta filosofía de la gestión empresarial debe seguir los siguientes principios básicos:
  • Abandonar las ideas fijas, rechazar el estado actual de las cosas.
  • En lugar de explicar lo que no se puede hacer, reflexionar en cómo hacerlo.
  • Realizar enseguida las buenas ideas de Mejora.
  • No buscar la perfección, ganar el 60% desde ahora, aplicando las ideas de cambio.
  • Corregir los errores inmediatamente, in-situ.
  • Encontrar las ideas en la dificultad.
  • Buscar la causa real, respetar los 5 ¿por qué? Y después buscar solución.
  • Trabajo en Equipo. Tener en cuenta las ideas de 10 personas en vez de la idea genial de una sola.
  • Probar y después validar.
  • La mejora es infinita.
  • El Lean Management permitirá:
  • Trabajar en ambientes seguros.
  • Entregar con calidad.
  • Entregar en PLAZO.
  • Optimizar COSTES.
Y todo esto con una premisa fundamental, Implicar a todo el Personal de la Organización.

La secuencia de los objetivos perseguidos por el Lean Management se estructuran en:
  • La Mejora de Procesos.
  • Utilizando Herramientas de Mejora Continua para optimizar de forma continua los Procesos.
  • Con el objetivo de eliminar todo aquello que no añade valor al Cliente.
  • Y que permita alcanzar un flujo ideal, es decir, un ritmo de trabajo acorde a la demanda de los clientes.
Y todo ello, para conseguir el objetivo fundamental:
Generar lo que se necesita, cuando se necesita y en la cantidad requerida por el Cliente

JUSTO A TIEMPO
Algunas de las herramientas Lean aplicables son: Estandarización, Mejora Continua (planificar – Actuar – Hacer – Chequear), Organización de Puestos de Trabajo (Herramienta de las 5 ´s), Value Stream Map (Representación visual del camino de un producto desde el principio al final de todos los flujos de proceso, material e información), etc.

CONCLUSIONES
Lean consiste en la aplicación sistemática y habitual de un conjunto de técnicas que buscan la mejora de los procesos productivos o de prestación de servicios a través de la reducción de todo tipo de “derroches, despilfarro” definidos estos como los procesos o actividades que usan más recursos de los estrictamente necesarios.

La clave del modelo está en generar una nueva cultura tendente a encontrar la forma de aplicar mejoras en los negocios tanto a nivel de puesto de trabajo como de procesos y todo ello en contacto directo con los problemas existentes para lo cual se considera fundamental la colaboración y comunicación plena entre todo el personal de la organización.