INTERNACIONAL

China aprueba su primer Código Civil.

La aprobación se produjo en la reunión de clausura de la tercera sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional.

LexPublica.

02/06/2020

La Asamblea Nacional Popular de China (ANP, Legislativo) ha aprobado el Código Civil, texto legal hasta ahora inexistente en este país asiático y que regula, entre otros asuntos, el derecho a la privacidad.

La votación tuvo lugar durante la reunión de clausura de la tercera sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional. De los 2.886 diputados que tomaron parte en la sesión, 2.879 delegados votaron a favor, dos lo hicieron en contra y otros cinco se abstuvieron.

El texto consta de unos 1.260 artículos y es el primero de este tipo aprobado en el país asiático, que llevaba décadas intentando impulsar una normativa así. Antes China adoptó códigos unificados en 1954, 1962, 1979 y 2001, pero nunca procedió con ningún otro código integral.

El primer documento entrará en vigor el 1 de enero de 2021 y es valorado como un paso superior en la implementación de la ley pues aborda cuestiones como propiedades, contratos, derechos de la personalidad, familia, herencia y perjuicios, y el matrimonio igualitario, un tema poco tratado aquí.

De esa manera se busca eliminar las inconsistencias que existen en las normas sobre todos esos aspectos.

Es significativo que, en la parte relativa al matrimonio, el nuevo Código Civil chino solo recoge los matrimonios entre personas de distinto sexo y no legisla sobre cohabitación extramarital.

Otra de las polémicas de este apartado es una provisión que permite retirar una solicitud de divorcio en los 30 días posteriores a su presentación, un mecanismo que, según portavoces de la ANP, no se aplicaría en supuestos como el de una separación motivada por violencia machista.

La Asamblea también ha avalado la ley de seguridad nacional que Pekín quiere imponer a Hong Kong y a la que solo le resta ya el trámite de la aprobación de los principales líderes comunistas para hacerse efectiva, a pesar de las dudas expresadas por opositores y activistas en la antigua colonia británica.

La ley criminaliza la sedición, la traición, el separatismo y la injerencia extranjera y podría derivar, por primera vez, en la apertura de oficinas de agencias de seguridad chinas en Hong Kong. La reforma no requiere del visto bueno del Parlamento hongkonés.

Pekín interviene en el territorio después del año más convulso de su historia reciente, con una ola de protestas sin precedentes para reclamar un mayor aperturismo democrático. En los últimos días, a raíz de la polémica ley, las movilizaciones se han reactivado.

Comparte
Ir arriba